• Inicio ·
  • Prehistoria ·
  • Piden una homogeneización en el análisis de huesos con marcas de aprovechamiento humano
  • 16abr

    Piden una homogeneización en el análisis de huesos con marcas de aprovechamiento humano

    Los investigadores que estudian los orígenes del hombre deben desarrollar normas para determinar si las marcas conservadas en algunos huesos fósiles fueron causadas por herramientas de piedra o por mordeduras de animales; ésta es una de las conclusiones del profesor de la Universidad de Indiana, Jackson Njau, quien ha dedicado recientemente un artículo a este tema en la revista Science.

    Bajo el título ‘Reading Pliocene Bones‘, Njau destaca que la falta de acuerdo en la interpretación de estas marcas está dando lugar a una gran incertidumbre sobre el momento en el que los primeros homínidos comenzaron a utilizar herramientas para cazar animales.

    Njau, que ha sido co-director de varias investigaciones en yacimientos situados en la Garganta de Olduvai, ha señalado que hoy en día no hay un método sólido para el análisis de estas evidencias, ni ninguna guía universal para su lectura, y asegura que el camino a seguir debe pasar por la experimentación y la integración de distintas disciplinas para entender mejor el registro fósil.

    El investigador propone la creación de una gran colección de muestras, desarrollada a partir de experimentos sobre las diversas formas de transformación ósea, y ponerla a disposición de investigadores y estudiantes mediante el intercambio de ejemplos y la publicación de fotografías e información en Internet.

    Jackson Njau, en su laboratorio de trabajo
    Jackson Njau muestra varios ejemplos de huesos con marcas de aprovechamiento humano en su laboratorio de trabajo // Universidad de Indiana

    Explica que la falta de uniformidad a la hora de intepretar estas evidencias ha provocado grandes diferencias entre unas lecturas y otras, y pone el ejemplo de las primeras evidencias de utilización de de herramientas de piedra, cuyas dataciones varían de unos investigadores a otros en casi 1 millón de años.

    De este modo, la comunidad científica acepta que las evidencias más tempranas del uso de herramientas de piedra para la caza se encuentran en Gona (Etiopía), con una antigüedad de 2,6 millones de años. Sin embargo, en 2010, un grupo de investigadores publicaron un artículo en el que retrasaban las primeras evidencias a hace 3,4 millones de años, tras el descubrimiento de unos huesos con marcas en Dikika (Etiopía). Un hallazgo que ha sido cuestionado por otros grupos de investigación.

    El investigador explica que existen unos criterios para diferenciar las marcas provocadas por herramientas de este tipo, como los cortes con un perfil en V con microestrías, o las marcas provocadas por percusión con martillos de piedra que provocan grietas y ranuras, además de estrías microscópicas.

    Sin embargo, Njau ha demostrado que los dientes de los cocodrilos pueden causar una amplia variedad de marcas con características muy similares a las evidencias dejadas por el trabajo con herramientas de piedra.

    Asegura que será necesaria la aparición de más huesos del Plioceno y Pleistoceno temprano con evidencias de este tipo, así como valorar la calidad de los hallazgos y el contexto en el que han sido encontrados.

    De este modo, habrá que preguntarse cuántos huesos muestran lo que parecen ser marcas de herramientas, si han sido halladas herramientas de piedra en la misma zona y de la misma época que las evidencias de utilización, y si en ese contexto pudo haber cocodrilos u otros animales con capacidad para causar estas marcas.

Discussion Una Respuesta

Deja un comentario